miércoles, 6 de febrero de 2008

Socorro

Porque tomar con pinzas con cautela las emociones
Porque mezquinar aun los propósitos
Porque tirar las riendas a la impaciencia
Porque ponerle comas y pausas a los deseos
Porque deleitar las ansias
Porque tomar con calma las urgencias
Cuando la lejanía llega tan pronto
Y la tiranía del tiempo
No se detiene por nada.

2 comentarios:

Sandra Garrido dijo...

Y por qué no?
Los auxilios llegan profundos
y la carrera de la vida
siempre nos gana.

Un saludo y me alegro de hallarte

Dríada dijo...

Hola. Entré aquí a través de un vínculo. He leído tus escritos y me gustan. Con tu permiso, me iré pasando por aquí.

Un abrazo.