miércoles, 7 de mayo de 2008

El beso

Cara de niña
Con coronita de blancas rosas
Mezclada con caprichos
De princesa resiente
Que esconde bajo el sweater
Un cinturón de coloridas mariposas
Que tomaban altitud
Junto a aquel beso
Sin dudas el mejor
Cuando mis labios se mojaban
Con tus lágrimas cristalinas
Y mi boca aprisionaba
Tu sonrisa que aun no terminaba.

Con algo tal
No existe quién
Con valor para olvidar.

8 comentarios:

LUCERO dijo...

Hay aqui, en estas palabras, una exquisita mezcla que a mi me gusta y me atrapa...

Gracias por visitar mi blog...Besitos (de mi y mis alter egos)

Mar y ella dijo...

Tus versos también atrapan...tIERNO PRECIOSO..
MARIELLA

Dinora dijo...

Las mariposas en el estomago siempre se manifiestan con los besos, no fallan..

Saludos!, me encantó tu poema :)

almadeangel dijo...

Se pueden aprisionar las sonrisas???yo tambien quiero...
muakuusss

Sandra Garrido dijo...

Bonito regalo, Daniel, te envío mi abrazo

Sibyla dijo...

Hola Daniel!
Disfrutando como siempre
de la poesía...
magia con palabras,
sentimientos,
vestidos de letras!

Un abrazo:)

Topo/Adrian dijo...

hola Daniel, que bueno encontrar estas cosas en los viajes de blogger.. visitame http://ahoraloentiendotodo.blogspot.com/

voy a andar por acá seguido a ver que cuenta tu palabra

cynthia dijo...

Que dulce... tierno.. y cariñoso..

besotes...