miércoles, 4 de junio de 2008

Ya sin sombra

Mi esperanza / marchó hace tiempo
Y no la añoro / ni la busco / ni la encuentro.
De tanto en tanto me escribe diciendo/
Que aun la espera/ con un trébol
De cuatro suertes en sus manos/
Que de tanta sutileza pierde el semblante/
Al final de un arco iris y contagiada de verde
Cree ya ser un duende sin recompensa alguna.
En cambio mi alma / sigue hermanada / abrazada
Al “candelabro de Pisco” siendo castigada / golpeada
Por olas / por lagrimas / y vientos salados
En una espera victima de su derrota.
Que sueña con estampar en su frente blanca / inmaculada
Sus labios de espuma.
Mi pensar sin jactar razones y empalmando recuerdos
Susurra a la memoria los cuentos más bellos
Con su afanes mas tercos / muy suave / al oído
Por un temor cauto a lo propende/
A la mala virtud del olvido.
Mis parpados de humo
Rehenes de un cansancio intacto
Dan sepultura a mis ojos.
Mi corazón ya sin palpitos y con la sangre inmóvil
En un remanso de aquel callejón sin salida
Agoniza y muere
Cuando solo quería latir / vivir todas sus vidas a tu lado
Y hoy en reposo / en un vacío le da cuna al silencio
Sin hallarte / sin ti / sin mi
Sin nada.


Perdí mi sombra en el bosque esperanza
Cuando me recuerde/ es muy probable
Que no este ahí.

3 comentarios:

Nadia dijo...

A mi me E-N-C-A-N-T-O!!!!!!!

DRÍADA dijo...

Una poesía con mucho sentimiento.
Me gustó.

Un abrazo.

dany dijo...

me gusto unmontonazo...sos bienvenido en mi casa...