jueves, 10 de noviembre de 2011

Me salvo en ti


Es tan simple el amor
Que ni siquiera lo entiendo
Si cuanto más te quiero
Más me dueles…
Pero definitivamente me salvo en ti

Quiero empuñar en el Alma
Toda la esencia de tu Amor...

Quizás me resigne a perder todo aquello
Que tanto amé y nunca he encontrado
Hilvanando el Alma me encuentro
A veces te juro corazón que yo no sé
Que quiero o espero, o si aún habrá algo que esperar…

Si ya no puedes acunarte en la Luna
Y a la mitad de la noche rompes tu llanto
Y los recuerdos se quiebran callados
Quizás a la vuelta de la esquina me tomes las manos

Que no te invada ese miedo
Que a mí también me invade
Si cada noche te beso
Desde el horizonte a la frente
Y entre labios te duermes
Compartiendo esta vida misma
En un mundo repleto de universo
Al igual que el de tus ojos…
Entonces entiendo
Que nunca fuimos extraños.

No sé si al apagarse volverá a brillar
De nuevo
Como un faro que cala
El sendero de tus ojos de luz
Con destino al Alma

Que las palabras te amen
Igual que yo lo hago
Y te llamo en el viento
Y me escuchas
Y en las orillas de adentro
Me siento a tu lado
Te miro a los ojos
Y me pierdo contigo

Como un faro en sueño
Como un faro sonámbulo.


7 comentarios:

A veces Eau, a veces Euria, siempre Idoia dijo...

El amor es así, tan bonito como un faro que siempre está encendido y que nos recuerda cómo volver cuando estamos perdidos. Bello poema.
Besos

Pilar dijo...

En tí me pierdo y en ti me salvo.

Que placer leerte de nuevo.

Alicia dijo...

Bellísimo...!

Yemaya dijo...

Que hermoso escrito mi querido amigo. Siento tus palabras a flor de piel.
Besos y susurros muy suaves

Diana Ƹ̴Ӂ̴Ʒ dijo...

Hola Daniel:

Qué sentimiento tan profundo y sincero, el amor no tiene explicación solo se deja sentir en el corazón.

Besos de mariposa!

Anna Karine dijo...

¡Qué hermoso poema! Me transportó al paisaje otoñal que se describe y a sus significados.

Sigue así, ¡éxitos!

garrulo dijo...

precioso poema.
acabo de descubrir tu blog y con tu permiso me quedo en él.