domingo, 16 de febrero de 2014

 Puedo pararme justo frente al mar,
contemplar el horizonte, escuchar el
murmullo de las olas, sentir su brisa en
mi rostro, luego dar la vuelta e irme,
mantener los ojos cerrados por un
momento...me llevo el horizonte en
mis pupilas...Y ya después todo es
silencio...

19 comentarios:

Ame dijo...

Suficiente y más para sentirse pleno.
Un beso Daniel

Armando dijo...

El silencio para penetrar en nuestros sentimientos mirando al horizonte, es algo que cada cual observa desde su más estricta intimidad.
Me ha gustado tu forma sencilla de expresión.Un abrazo.

Cris Bo dijo...

Puedo detenerme frente al mar, contemplar la línea del horizonte y sentir la brisa que del otro lado del río acariciando mis párpados impregnados de silencio...
Besos.

http://sombriabelleza.blogspot.com/

Darilea dijo...

Suerte tienes de contemplar el mar,
y llevarte parte de su silencio.
Un besito Daniel

Miriam Expósito dijo...

¿Y qué piensas en ese silencio? :)

Te dejo mi blog por si te apetece: www.fueenunaciudadsinmar.blogspot.com

Lapislazuli dijo...

Estimado Daniel, un gusto saber de ti. El mar es una inspiración del poeta
Abrazps

Zeida Bermúdez dijo...

me pasa lo mismo. Somos afortunados de tener ese don tan especial : )

aLita dijo...

Poder cerrar los ojos y contemplar un mundo entero... Bello, saludos :)

Jayja para tí... dijo...

noostros los poetas lo podemos todo! esa es la maravilla de ser poeta, podemos ser ricos y tal vez mendigos!

un saludo:

te invito a que leas mi libro: GRATIS X 4 días, te invito a que sientas la pasión en tu piel! En cada surco de mi cuerpo de Janett Camps

http://www.amazon.es/dp/B00F7FGVMO/ref=cm_sw_r_tw_dp_Doiktb1QT651D … via @amazon

Sh6y dijo...

Es pleno el sentir del silencio al leerte...
te espero en mi blog...
un abrazo

Sandra Afrodita dijo...

Intenso y buen poema, saludos! :)

Mamen dijo...

Después de impregnarte en todo ese cúmulo de sensaciones, puedes cerrar los ojos y marcharte en silencio, con ellas... pues las llevas dentro de ti.

Preciosas y sencillas palabras para expresar hermosos instantes.

P.D.: He estado mucho tiempo ausente de mi blog y del de mis amigos a causa de la enfermedad de mi padre, su muerte y mi posterior tristeza por su marcha. Hace dos días por fin conseguí publicar un nuevo poema. Mil gracias por haberme dejado comentarios durante mi ausencia, Dani.

Besos y un gran abrazo.

Paty Carvajal dijo...

precioso Daniel....

Mil besos a ese silencio lleno de no silencios, que nutren el alma......

Paty

MAR dijo...

Mar y paz...muy bello.
Un abrazo para ti.
mar

Rosario Robredo dijo...

Hermoso poema.
Es un placer visitarte.
Buen fin de semana.

Un abrazo

Anónimo dijo...

NECESITO del mar porque me enseña:
no sé si aprendo música o conciencia:
no sé si es ola sola o ser profundo
o sólo ronca voz o deslumbrante
suposición de peces y navíos.
El hecho es que hasta cuando estoy dormido
de algún modo magnético circulo
en la universidad del oleaje.
No son sólo las conchas trituradas
como si algún planeta tembloroso
participara paulatina muerte,
no, del fragmento reconstruyo el día,
de una racha de sal la estalactita
y de una cucharada el dios inmenso.

Lo que antes me enseñó lo guardo! Es aire,
incesante viento, agua y arena.

Parece poco para el hombre joven
que aquí llegó a vivir con sus incendios,
y sin embargo el pulso que subía
y bajaba a su abismo,
el frío del azul que crepitaba,
el desmoronamiento de la estrella,
el tierno desplegarse de la ola
despilfarrando nieve con la espuma,
el poder quieto, allí, determinado
como un trono de piedra en lo profundo,
substituyó el recinto en que crecían
tristeza terca, amontonando olvido,
y cambió bruscamente mi existencia:
di mi adhesión al puro movimiento.(Pablo Neruda)

Va para vos Dani, desde lo profundo de mi corazón, este poema. Haciendo cada palabra mía. Que Dios te bendiga, y también a todos los que amas. Gracias, muchas gracias por acordarte de mí.

M.L

Liz Gallegos dijo...

Hay algo mejor que el silencio?

Un beso

Marian. dijo...

Navegante que entre las olas
Pintas tu dulce recitar
Sálvame de esta desértica orilla
Permitiéndome sumergirme en tus lágrimas de sal.
Navegante que viajas sin vuelo
Corazón abierto que lucha por sonreír
Vive los trazos de tus líneas
Permítete el ser feliz.
Un abrazo inmenso y un beso
Desde el otro lado del mar.

HADA dijo...

adoro el silencio que peina mi interior....y despeina mi exterior...