miércoles, 25 de febrero de 2015








Jugando al verdugo de castigo me dio un beso
encomendado a tus labios agonizo en cada muerte. 

                                                                        Dani..



                                                                                                                                                                                                                                 




3 comentarios:

Mamen dijo...

Peligroso y divino es el juego que provoca esa bendita agonía en el amor.

Bellas palabras las tuyas, Dani. Felicitaciones.
Besos y un abrazo enorme desde España.

lichazul alqantar dijo...

ese tipo de muerte es una bendición
intenso y bello

abrazos

Olga i Carles (http://bellesaharmonia.blogspot.com dijo...

Desde esas grandes profundidades vengo... agonizo y resucito en esas esferas que me acunan y memorizan.


Un abrazo.
Gracias.